Agència per a la Qualitat del Sistema Universitari de Catalunya

Acceso la contenido (Alt + 1)

Acceso al menú de la secció (Alt + 2)

10.4.2014

El Consejo de Dirección abre la puerta a que los centros universitarios puedan autoverificar las titulaciones

El Consejo de Dirección de AQU Catalunya ha aprobado las Directrices para la certificación del SGIC y sus efectos sobre los procesos del Marco VSMA, con un doble objetivo:

  • establecer las bases para una certificación de los SGIC que se han implantado en los centros de las universidades catalanas como consecuencia del programa AUDIT, y
  • abrir las puertas a un nuevo escenario de mayor autonomía universitaria y confianza mutua entre los diferentes agentes del Sistema universitario catalán (SUC), especialmente en cuanto al aseguramiento de la calidad en la verificación, modificación y seguimiento de títulos.

La certificación del SGIC se integrará en el mismo procedimiento de acreditación de titulaciones, se llevará a cabo a nivel de centro y tiene como objetivo asegurar que el diseño, la aprobación, el desarrollo, el seguimiento, la mejora, la modificación y, en su caso, la extinción de los programas se desarrollan correctamente. Es decir, la certificación quiere comprobar el correcto desarrollo de todos los objetivos y elementos que conforman el programa AUDIT, dándoles respuesta de una manera eficiente y orientada a la mejora continua.

El procedimiento administrativo de verificación y modificación de títulos no se verá alterado, pero sí, en cambio, el proceso de evaluación, que se verá simplificado considerablemente para aquellos centros que cuenten con la certificación del SGIC.

AQU Catalunya desplegará estas directrices para que los centros docentes puedan optar a esta certificación. De manera transitoria y de forma excepcional, se establecerá una certificación parcial, siempre que se asegure el cumplimiento de unos requisitos mínimos en cuanto al diseño, seguimiento, modificación y extinción de los programas formativos.

Este es el primer paso hacia los centros autoacreditados que ya contempla la Guía para la acreditación de titulaciones oficiales de grado y máster como el escenario de futuro más adecuado en cuanto a la garantía de la calidad en el ámbito de la educación superior y equiparará Cataluña con países que cuentan con las prácticas más avanzadas en este ámbito. Este planteamiento no supone un relajamiento en el cumplimiento de la norma o en su control; al contrario, va más allá: garantiza que el centro ha implantado mecanismos que la aseguran y se ha comprobado que los títulos se han diseñado y funcionan correctamente. Supone, en definitiva, el refuerzo interno para velar por la calidad de la docencia impartida.